NOTICIAS DE ALCANCE

(Resúmenes de prensa)

papa amaz1
Sínodo de la Amazonía

El Vaticano publicó hoy el "Instumentum laboris" sobre el que trabajarán los padres sinodales del encuentro que se hará en Roma del 6 al 27 de octubre con el fin de  "identificar el tipo de ministerio oficial que puede ser conferido a la mujer"

"Afirmando que el celibato es un don para la Iglesia, se pide que, para las zonas más remotas de la región, se estudie la posibilidad de la ordenación sacerdotal para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable"

Además de la apertura a "viri probati" y mujeres, aparecen fuertes denuncias a la corrupción en la región y enciende alarmas por la inmigración a centros urbanos.

"Promover vocaciones autóctonas de varones y mujeres como respuesta a las necesidades de atención pastoral-sacramental"

"Exigir a los respectivos gobiernos que garanticen los recursos necesarios para la protección efectiva de los pueblos indígenas aislados"

En un nuevo paso hacia lo que puede ser un verdadero cambio de época de la Iglesia en salida que plantea el papa Francisco, el Vaticano mandató hoy al Sínodo de la Amazonía de octubre para que "se estudie la posibilidad" de la ordenación sacerdotal de hombres casados en la región y abrió la discusión para "identificar el tipo de ministerio oficial que puede ser conferido a la mujer", como una forma de responder a las "necesidades" de los pueblos de la zona.

La propuesta, sobre la que el papa Francisco tendría una valoración positiva si emerge como pedido de los padres sinodales según las primeras versiones, constituye una flexibilización histórica al celibato, instituido en los dos Concilios de Letrán: el primero, en 1123, el segundo en 1139, como una forma de defender la disponibilidad total del sacerdote.

En un giro histórico, la Santa Sede dio así el primer paso oficial para flexibilizar el celibato en términos muy precisos, a través de la ordenación de los denominados "viri probati", como se conocía históricamente a los hombres casados con funciones sacerdotales.

De cara al Sínodo sobre la Amazonía que se celebrará en Roma del 6 al 27 de octubre, el Vaticano dio a conocer hoy el instrumento de trabajo que dentro de las "sugerencias" que propone a los participantes del encuentro está la de crear "nuevos ministerios para responder de modo más eficaz a las necesidades de los pueblos amazónicos".

En ese marco, el documento presentado dice que, "afirmando que el celibato es un don para la Iglesia, se pide que, para las zonas más remotas de la región, se estudie la posibilidad de la ordenación sacerdotal para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable, con la finalidad de asegurar los Sacramentos que acompañen y sostengan la vida cristiana".

Entre las otras sugerencias planteadas por el documento que servirá de base a los participantes del Sínodo de octubre, que ha despertado fuertes críticas del gobierno de Brasil entre otros rechazos fuera y dentro de la Iglesia, se pide "identificar el tipo de ministerio oficial que puede ser conferido a la mujer, tomando en cuenta el papel central que hoy desempeñan en la Iglesia amazónica".

El "Instrumentum laboris" de este lunes, pide además "promover vocaciones autóctonas de varones y mujeres como respuesta a las necesidades de atención pastoral-sacramental; su contribución decisiva está en el impulso a una auténtica evangelización desde la perspectiva indígena, según sus usos y costumbres". 

papa amaz2
Raoni, líder indígena de la Amazonía

"Se trata de indígenas que prediquen a indígenas desde un profundo conocimiento de su cultura y de su lengua, capaces de comunicar el mensaje del evangelio con la fuerza y eficacia de quien tiene su bagaje cultural", agrega el documento de trabajo.

El enfoque que pide el Vaticano reconoce también que "en el campo eclesial la presencia femenina en las comunidades no es siempre valorada".

"Se reclama el reconocimiento de las mujeres desde sus carismas y talentos. Ellas piden recuperar el espacio dado por Jesús a las mujeres, ", exige, y demanda que "se escuche la voz de las mujeres, que sean consultadas y participen en las tomas de decisiones, y puedan así contribuir con su sensibilidad a la sinodalidad eclesial".

En junio de 2018, un documento preparatorio al Sínodo ya había introducido los pedidos de estudio de las hipótesis de ordenaciones para hombres casados y mujeres en las comunidades remotas, y había convocado a iniciar un "proceso de discernimiento" en esa dirección.

Con fuertes críticas al extractivismo, en sus 147 puntos, el documento hace hincapié también en la denuncia de que "la corrupción en la Amazonía afecta seriamente la vida de sus pueblos y territorios".

"En las últimas décadas se ha acelerado la inversión en la explotación de las riquezas de la Amazonía por parte de grandes compañías. Muchas de ellas persiguen el lucro a toda costa sin importarles el daño socio ambiental que provocan", denuncia el documento vaticano, que advierte que "la corrupción alcanza a las autoridades políticas, judiciales, legislativas, sociales, eclesiales y religiosas que reciben beneficios para permitir el accionar de estas compañías".

"Hay casos en que grandes compañías y gobiernos han organizado sistemas de corrupción. Vemos gente que ocupó puestos públicos y que hoy están siendo juzgados, están en la cárcel o se han dado a la fuga", llega a denunciar el documento.

El escrito pone además la lupa sobre las consecuencias de los procesos económicos basados en el lucro desmedido que se desarrollan en la región y el aumento de la migración hacia centros urbanos que eso provoca.

"El movimiento migratorio, desatendido tanto política como pastoralmente, ha contribuido a la desestabilización social en las comunidades amazónicas", advierte el Instrumentum laboris.

En ese marco, antes de alertar por la "desestabilización" que eso supone para las familias, plantea que "las ciudades de la región, que reciben permanentemente a un gran número de personas que migran hacia ellas, no alcanzan a proporcionar los servicios básicos que los migrantes necesitan".

"Esto ha llevado a muchas personas a deambular y dormir en centros urbanos sin trabajo, sin comida, sin techo. Entre ellas muchas pertenecen a los pueblos indígenas forzados a abandonar sus tierras", lamenta.

Dentro de un texto que contempla por igual la descripción del estado actual de la evangelización en la zona y una férrea defensa de los derechos indígenas, se reserva un lugar para propuestas frente a los pueblos en aislamiento voluntario.

Allí, entre otros puntos, se plantea "exigir a los respectivos gobiernos que garanticen los recursos necesarios para la protección efectiva de los pueblos indígenas aislados". 

 

17.06.2019 Hernán Reyes Alcaide, Religión Digital, corresponsal en el Vaticano