Buscador Avanzado

Autor

Tema

Libro de la biblia

* Cita biblica

Idioma

Fecha de Creación (Inicio - Fin)

-

PREGÓN DE ADVIENTO: LLEGA LA HORA DE LA ALBORADA

Written by
Rate this item
(36 votes)

Llega la hora de la alborada,

de pasar de la noche al día

y vivir como Dios quiere y manda;

de dejar atrás pesadillas,

malos sueños y desganas.

Despertad, como lo hace la naturaleza,

como la semilla que cae en tierra

o como los árboles que despuntan yemas.

Abrid las ventanas y respirad;

oread todas vuestras estancias,

sacudíos miedos y desganas,

lavaos la cara con fresca agua

y perfumaos antes de salir a la plaza.

¡Preparaos para su llegada!

 

Poneos en pie sin hacer ruido,

desprendeos de tanta postración acumulada

y no volváis a añorar normas ni cargas.

Erguid vuestra espalda con libertad y gracia,

asentad los pies en tierra firme,

dejad que el corazón lleve su ritmo...

y lanzaos hacia el cielo con vuelo sereno.

Dios os quiere, ahora y siempre,

más de lo que imaginan vuestras ganas.

Otead el horizonte atentamente

para descubrir sus signos en este tiempo;

no olvidéis que sois vigías y pregoneros

de su venida y buena nueva.

¡Preparaos para su llegada!

 

Antes de iniciar vuestra tarea

oíd a quien es voz y palabra

y os llama a un diálogo sin fronteras.

Escuchad el gemido de la creación,

los gritos de los que no tienen voz

y al viento, que a veces susurra y otras arrasa.

He aquí un tiempo propicio

para percibir el rumor de los pasos de Dios

que no deja de visitar nuestra tierra.

No os hagáis los sordos a estas alturas;

sed oyentes de la palabra encarnada

que nos llama, habita y ama,

y dejaos embarazar por ella.

¡Preparaos para su llegada!

 

¡En marcha! Esa es la bienaventuranza.

No basta con soñar caminos nuevos,

hay que recorrerlos sin tardanza,

en soledad o en compañía,

para saber qué encierran en su entraña.

La vida es un camino abierto,

a veces, por el desierto inhóspito,

otras, por el mar con estelas,

o por el firmamento con estrellas,

o por la tierra con sus valles y colinas;

siempre por el interior de uno mismo.

Caminad, pues quien no camina

renuncia a creer y gozar la vida.

¡Preparaos para su llegada!

 

¡Respirad esperanza!

¡Preparaos para la sorpresa

que nos trae su llegada!

 

Florentino Ulibarri

Read 7286 times
Login to post comments